Casi 5,2 millones de personas cobran la prestación por paro en abril, cifra récord por el Covid-19.

El paro registró un incremento histórico en abril en mitad de la crisis del coronavirus hasta superar los 3,8 millones de personas, pero los beneficiarios de prestaciones por desempleo superaron los 5,2 millones al incluirse los afectados por un ERTE, según ha informado hoy el Ministerio de Trabajo y Economía Social. Concretamente, el número de parados registrados en los Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) subió en 282.891 personas, su mayor repunte en un mes de abril de toda la serie histórica.

De esta forma, el total de demandantes de empleo alcanzó la cifra de 3.831.203 personas en abril, la más alta del registro desde mayo de 2016, y que supuso un aumento del 7,97% respecto al mes de marzo.

La subida del desempleo en abril es inferior a la que se registró en marzo, cuando el paro subió en más de 302.000 personas, registrando su mayor ascenso en cualquier mes de toda la serie histórica. Pese a ello, la subida de abril de este año es la más alta registrada nunca en este mes dentro la serie histórica. Supera en más de 243.000 personas el que hasta ahora era el mayor repunte: el de abril de 2009, cuando en plena crisis económica el desempleo subió en casi 40.000 personas.

El dato de paro de abril, al igual que ocurrió en marzo, no incluye a los trabajadores que se encuentran en suspensión de empleo o reducción horaria como consecuencia de un ERTE, ya que la definición de paro registrado no los contabiliza como desempleados. Abril suele ser un mes de descenso del desempleo. En toda la serie, iniciada en 1996, sólo se han registrado aumentos del paro en los meses de abril de 2008 y 2009, en plena crisis económica, con alzas de 37.542 y 39.478 desempleados, respectivamente.

En términos desestacionalizados, el paro subió en abril en 370.173 personas, mientras que en el último año el desempleo acumula un aumento de 667.637 personas (21,1%). Trabajo ha explicado que “el efecto de la crisis sanitaria del COVID-19 comenzó a repercutir notablemente en el paro registrado a partir del 13 de marzo, con especial intensidad en la Semana Santa”. Pero ha asegurado que “en las últimas semanas de abril el paro ha ido moderando su ritmo de crecimiento”.

En términos absolutos, la crisis sanitaria de la COVID-19 incidió, sobre todo, en el sector servicios, donde el desempleo se incrementó en 219.128 (8,76%) personas. En la industria subió en 26.832 (8,92%), en la construcción se incrementó en 25.055 (7,84%) personas, en la agricultura en 4.015 (2,52%) y en el colectivo sin empleo anterior aumentó en 7.861 personas (2,95%). Además, el paro se elevó en todas las comunidades autónomas con Cataluña (50.763), Madrid (41.263) y la Comunidad Valenciana (38.115) a la cabeza.

Además, este mes el Ministerio de Trabajo ha informado de forma excepcional del dato de prestaciones concedidas en abril (que incluye a los desempleados y a los afectados por un ERTE), ya que esta estadística se suele comunicar con un mes de retraso respecto a las cifras del paro. Y ha reconocido que los beneficiarios de prestaciones por desempleo se situaron en 5.197.451, lo que se traduce en un incremento interanual del 136,56% y supone un récord histórico de prestaciones abonadas por el Sepe, que ha reconocido la práctica totalidad de prestaciones por ERTE que han llegado durante el mes de abril.

Fuente: Expansión, 06-05-2020