El Covid hunde a España en recesión tras una histórica caída del 18,5% en el segundo trimestre

El consumo de los hogares se desplomó un 21,2% y la inversión, un 22,3%, ambos descensos sin precedentes.

La pandemia del coronavirus ha sumido a la economía española en la mayor caída libre registrada en la historia. El segundo trimestre del año, marcado por el confinamiento y el cese de toda actividad no esencial, cerró con un desplome del PIB del 18,5%, el más grave en tiempos de paz, según los datos publicados este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Al sumarse al retroceso, ya entonces récord, del primer trimestre, el descalabro sume a España oficialmente en la recesión (dos trimestres en negativo) y adentra la economía en una sima de profundidades desconocidas de la que podría tardar años en salir a flote.

Con la contracción del 18,5% la economía española agudiza la caída del primer trimestre del año, que fue del 5,2% trimestral, con solo dos semanas de confinamiento para contener el virus. Ese descenso ya había duplicado el peor dato registrado hasta entonces, el 2,6% sufrido en el primer trimestre de 2009 como consecuencia de la crisis financiera.

En términos interanuales la caída del PIB en el segundo trimestre de 2020 ha sido del 22,1%, frente al descenso del 4,1% del primer trimestre. De esta forma, el PIB a precios corrientes retrocede 14 años, según el INE, situándose en su nivel más bajo desde el segundo trimestre de 2006. Por sectores, el descenso interanual fue del 29,9% en la construcción, el 23,8% en la industria, el 22% en los servicios y solo la agricultura experimenta un repunte, del 7,4%.

El confinamiento decretado hace mella especialmente en el consumo privado y la inversión, con descensos trimestrales superiores al 21%, sin precedentes en la serie histórica. El consumo final de los hogares sufre un batacazo del 21,2%, mientras que el consumo de las Administraciones Públicas avanza un 0,4%.

En cuanto a la inversión, la formación bruta de capital cae un 21,9%. Por componentes, la inversión en viviendas y otros edificios y construcciones disminuye un 25%, mientras que la inversión en maquinaria, bienes de equipo y sistemas de armamento baja un 25,8%. Finalmente, la inversión en productos de la propiedad intelectual retrocede un 8,6%.

Fuente: cincodias.elpais.com